Para tu musa, para nuestra Flaca. (Y los cientos de Flaca anónimas que nos estamos encontrando)

El listado de agradecimientos se está haciendo muy largo. Es duro a veces dejar gente que se merece tanto reconocimiento sin citar, procuro ir citando a la mayoría, a los que me da tiempo, pero qué os voy a contar que no sepáis vosotros, esta labor que estamos haciendo lo absorbe todo.

Me dejo llevar por el corazón más que por la mollera. Soy de impulsos y creo que todos los grandes males de nuestra sociedad se pueden curar con la unidad y la voluntad de todos. A los hechos me remito y esto es solo la semilla de un gran árbol que va a crecer, porque sois muchos los que lo estáis cuidando.

Llevo admirado por vuestra entrega y por vuestro espíritu de sacrificio desde el principio.  No hay día que no me sorprenda aún más que el anterior.

No he podido dedicarle antes unas líneas a una musa escondida que tenemos en el grupo (en la que hoy personifico a tantas otras). Casi nadie la conoce, pero aquellos que si han tenido la suerte de conocerla, tienen una huella imborrable.

Ella es nuestra Flaca, Carla Graciela Chirino Barcia. Es la musa de nuestro Gerardo, él es el que aparece en nuestros chats, el que da la cara con los tutoriales, el maestro de las costuras. Y ella es la que queda detrás, trabajando sin descanso, 12 horas al día entregada a esta causa, pasando el tiempo entre costuras, de incógnito. A pesar de estar en la sombra es la que plantea los patrones de las batas que les están salvando la vida a los sanitarios, la que es capaz de sacar de una vela de kite surf unas batas y unos patucos. La maestra del corte de los retales y la genio de las ideas para trasformar rollos plásticos industriales en prácticos uniformes de hospital.

Entre tanta costura Carla y su marido Gerardo no paran de investigar tejidos (mucho más rápido que los responsables de hacerlo en las administraciones), adaptan cremalleras  (imposibles de conseguir porque todo viene de China) a los pijamas de las enfermeras para que no se rocen la cara con el tejido contaminado al cambiarse, y sacan tiempo de no sé dónde para cuidar de sus hijos.

 

No he podido darle un abrazo aún a Carla y me muero de las ganas. La culpa es de su marido, me habla de ella y me hago la idea de ver a una Diosa del Olimpo, la Madamme Curie de las agujas, la Monica Belucci de los patrones, la Rosalía de las costuras, Sofía Loren haciendo trajes a medida. Gerardo hace mal de hablar tan bien de tan linda persona. No es bueno presumir tanto de los tesoros. Asume demasiados riesgos.

No voy a reproducir aquí las bellísimas palabras con las que Gerardo describe a Carla. Me han parecido tan tiernas que prefiero que se queden para ellos. Yo no soy capaz de describir tan bien, pero me encantaría que alguna vez alguien me dedicara esos sentimientos tan puros, los bordaría con hilos de plata en las sábanas de seda de mis recuerdos.

Hoy es un día en el que el coronavirus ha dado un pequeño respiro a Granada. Me siento feliz, pero me queda un pequeño sentimiento triste que quiero compartir con vosotros, mis compañeros lectores en esta guerra epidémica. Cuando todo esto pase….cuando todo esto quede atrás, espero que no se pierda este movimiento tan bello, tan enriquecedor para las personas, es demasiado bonito para dejarlo perder. Incido en un aspecto, ahora nuestros sanitarios son verdaderos héroes que no paran de luchar por todos nosotros arriesgando sus vidas, sería muy triste que ese sentimiento se olvidase después, que no quedara plasmado en un sentimiento global de admiración hacia quien se lo ha merecido, en cambiar un poco la pirámide de valores tan falsa que teníamos. Imaginad que la gente olvidase el gol de Iniesta, como ha olvidado a Isaac Peral, a Blas de Lezo, a Mariana Pineda, Clara Campoamor…y que las nuevas generaciones solo se supieran los nombres de los tronistas amorales, de los presentadores expertos en todo de Sálvame o la alineación de Barça.

En una charla de orientación profesional a la que me invitaron en un instituto, al preguntarles qué querían ser de mayor, los chavales de 14 años decían: futbolista, tronista, influencer, youtuber, mujer de un millonario viejo….ni una médica, ni una ingeniera, ni un sastre, ni una policía o un cocinero. Desolador, pero cierto, esos son lo héroes que veían. Dinero fácil sin esfuerzo. Por no hablar de los muchos que querían ser traficantes de «maría»: …«mi primo gana en un día lo que tu no ganas en un año, pringao, y tiene un carraco V8 , y no le ha hecho falta ni estudiar inglés ni mates, ni ná, pringao»…

Ahora tenemos una oportunidad de oro para explicarles verdaderos valores, para dar ejemplo, para seguir honrando como se merecen a los que se lo han ganado con el sudor de su frente…cuando esto pase.

Sería una pena que la familia de Carla y Gerardo, cuando esto pase se vea sufriendo, no se lo merecen. Ellos no tienen la culpa de esta pandemia, su negocio de costura (al igual que otros miles de todo tipo) no estaba preparado para cerrar semanas y semanas sin saber lo que les deparará el futuro. No se lo merecen, pues su esfuerzo en este proyecto es titánico. Carla lleva el sacrificio en su ADN, desde los 9 años tenía claro que quería ser costurera, y después del colegio mientras otros jugaban ella cosía para ayudar a la familia. Con su marido tiene un lema: » si estamos juntos, todo lo demás se pondrá en su sitio». En mi corazón al menos se han ganado un sitio. Bajaron la persiana, dedicaron sus ahorros a pagar las deudas y a quedar en paz con el mundo, y ahora según me cuentan, desde que están con todos nosotros en esta aventura de Quijotes, han encontrado sentido a la vida, porque ayudar les ayuda.

Se han negado a cobrar nada por tantísimas horas de trabajo, como todos los de este grupo. Han hecho todo lo que se les ha pedido o han imaginado sin pedir nada a cambio. Sus prototipos son ya famosos no solo en Granada y provincia si no en buena parte de España.

Creo en hacer el bien, en las cadenas de favores, en el karma, en el Dios de vuestra elección si es bueno y es todo amor. Creo que el Universo ha de compensar a toda este gente magnífica. Pero también creo que las cadenas de favores hay que iniciarlas y que para comer nueces hay que sembrar nogales. Creo firmemente que se predica con el ejemplo. No hace falta que se lo pida a la gente de este grupo pues tienen la solidaridad grabada también en los genes. Pido que compartáis las reflexiones, y las buenas acciones. Cuando esto acabe sé dónde voy a ir con unas sedas que me trajo mi exjefe Enrique desde la India. Sé dónde voy a ir a que me pongan remiendos en los pantalones rotos si la crisis castiga o dónde ir a encargar trajes a medida si nos recuperamos pronto. Cuando esto acabe…sé dónde tengo que ir a darles trabajo a los que se lo merecen, a los que saben, a los que han estado al lado. Sé que de los hospitales van a ir casi todos a encargarles vestidos, porque a casi todo el hospital han vestido ellos. Sé que muchos de vosotros haréis lo propio y cambiaremos hábitos, empujando a los que se han dejado el pellejo por salvaros la vida. Cuando todo esto acabe…que será pronto, a esta familia no le va a faltar trabajo y tendrán que contratar costureras para hacer frente a la demanda. Seguro que saben dónde encontrar a las mejores.

   

Cuando todo esto acabe yo me tomaré unas buena cañas con los amigos que he conocido y tendré un estupendo listado de lugares a los que encargar trabajo para salir de la crisis ayudándonos entre nosotros, porque he visto que somos capaces.

Cuando esto acabe, mi sastre, mi costurera, es Carla.

 

P.D: Me voy a la cama con la alegría de tener un listado estupendo de gente igual o mejor que Carla y Gerardo, pero con la pena de saber que no me da la vida para dedicarles a todos la publicación personalizada que se merecen. Disculpadme. Mañana hay que madrugar como los panaderos, que mañana toca darles de desayunar.

 

 


5 thoughts on “Para tu musa, para nuestra Flaca. (Y los cientos de Flaca anónimas que nos estamos encontrando)

  1. Que me van hablar de esa gente, son lo más no me sorprenden ,porque se que so capases de esto y mucho más, gracias x este reconocimiento que bueno ,que familia más bella los amo . Cuando termine esto yo quiero una pollera larga estampada puede ser jajajaja Dios siga bendiciendo sus vida

  2. Es muy complicado expresar lo q uno siente después de leer esto.
    No sabía q también fuese escritor pero me lo está demostrando a diario.
    Lo q si sabía y muy bien es q a pesar de tener ese corazón tan grande no le caben dentro tantos amigos como tiene, además se le multiplican a diario, es tanta la gente de bien q incluso sin conocerle se unen a esa causa tan entrañable y necesaria q junto con SANITARIOS BOMBEROS,POLICIAS,GUARDIAS CIVILES,CAMIONEROS ,HOSTELEROS,EMPRESARIOS, AGRICULTORES……y tantos y tantos q sería imposible enumerar aquí, están todos a una SALVANDO VIDAS .
    HAY ALGO MAS VALIOSO??

  3. Que preciosidad de reportaje a nuestros amigos, que verdad en la definición de esta maravillosa familia, entregada y abnegada, currando e inventando, optimizando los productos y por muchas trabas que hayamos tenido, ahí estaban ellos para seguir adelante y volver a inventar…👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻Me adhiero a tus palabras y me uno al sentir de todo el grupo, porque eso es lo que sienten todos…💝🥰💝

  4. Es un Honor tener el placer de conocer gente que se entrega al 100x 100. Carla, Gerardo y familia, eran personas maravillosas antes de la crisis y poco me sorprende lo que están haciendo, son un motor para los que los conocemos. Gracias por el reportaje así más gente los conoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *